Leslie Alsheimer, “delicada sensibilidad”.

Me gusta encontrar fotógrafos que realmente inspiren y Leslie Alsheimer es una de ellos; divide su tiempo como fotógrafa independiente y profesora de este mismo arte en la ciudad de Santa Fe en Nuevo México (EEUU). Tiene un curriculum bastante generoso, con experiencia en los ramos de la fotografía documental, periodística, editorial, fine art y ganadora de varios premios internacionales como nacionales donde se destaca su mención honorífica en los galardones de fotografía de la UNICEF del año 2010; además, escritora de libros de instrucción fotográfica, de los cuales traigo a colación uno:Black and White in Photoshop CS4 and Lightroom, aunque por razones obvias no es la versión más reciente, sus consideraciones son bastantes útiles para los que usan la versión CS5.

Entrando en detalles de su trabajo, se puede apreciar su destreza y conocimiento en el manejo del sistema de Zonas del maestro Ansel Adams, como ella misma referencia en su libro. Puedo decir sin temor a equivocarme que ella tiene una química especial, dicha química que hace que se lleve muy bien con las sombras y aproveche en espacios a veces casi imposibles, la poca luz de los lugares.

 

El entendimiento de la exposición correcta puede llevar al fotógrafo a experimentar y quebrar a conveniencia las reglas, como bien explica en su libro, el fotógrafo si quiere encontrar su propia voz debe antes haberse equivocado muchas veces hasta encontrar aquello que llamamos “su propio estilo”.

 

Fuente: Leslie Alsheimer

Marlene Dietrich en fotografías

Fotografiada entre otros por los reconocidos Cecil Beaton, Edward Steichen, el “inoportuno” Erich Salomon  y un listado generoso de otros tantos fotógrafos de los años 30 y 40,  en  los que se encuentra, Eugene Robert Richee con quien logra consolidar su imagen de Diva con algunos toques sutiles de adroginia, esta mujer nacida en Alemania pero nacionalizada estadounidense, hizo de su apariencia un ícono y de su personalidad un mito.

Muchas veces comparada con la leyenda del cine  Greta Garbo, existiendo, según los entendidos del tema, una similitud en sus carreras ya que las dos provenian del otro lado del atlántico y fueron consideradas los rostros más bellos del cine de todos los tiempos, convirtiéndose en las favoritas de los fotógrafos y de Hollywood en los años dorados del cine.

Vale decir que Dietrich hizo su propia carrera, logró suma notoriedad por su participación en el film, el Ángel Azul (Blue Angel); con sus rasgos definidos y bien perfilados a lo que los fotógrafos supieron aprovechar muy bien, ella logró consolidarse entre las más bellas de nuevo junto a su contraparte Greta Garbo, Gloria Swason y Joan Crawford.

Al hacer parte del Star System de Hollywood, contaba con la adecuada asesoría de directores y fotógrafos para procurarle la mejor iluminación y quedar envuelta por una especie de halo místico, este efecto lo conseguía al cubrirse en luz dejando el fondo muchas veces sin iluminar o con escasa luz, lo que la hace resaltar del entorno y producir cierto brillo, un efecto de diamante brillante con su rubia cabellera, ojos claros y blanca tez, adornada a con joyería y lentejuelas para enfatizar la ilusión.

Al cabo del tiempo, ella aprendió todo lo que necesita saber sobre cómo disponer de la iluminación más favorecedora en escena y fuera de ella, a tal punto que ella dirigía su iluminación en los films en los que participaba, para molestias de directores como Alfred Hitchcock.

Para las actrices de la época, era una obligación destacar en su imagen alguna característica particular, ya que en el boyante Hollywood de los años 30 y 40, el surgimiento de rostros femeninos no dio espera a una carrera para ocupar un lugar; Dietrich supo como una de las más importantes, resaltar su mirada, su acento germánico profundo y cierta ambigüedad sexual, una especie de rudeza glamorosa.

Fuentes:
Doctor Macro
Google Images